El ex de inauguró un foro sobre energía con un apasionado alegato a favor de las fuentes verdes.

arnold-schwarzeneggerImagen: SCHWARZENEGGER. Durante su discurso.

El actor y ex de Arnold inauguró un foro sobre energía con un apasionado alegato a favor de las fuentes verdes y resumió sus ideas con un mensaje sacado de su actuación en «Terminator»: «Hay que decir hasta la vista baby a las compañías de y carbón».

Convocado por la Organización de la para el Desarrollo Industrial (Onudi), el aborda durante tres días ideas sobre fuentes alternativas a los fósiles en la lucha contra la pobreza energética.

Schwarzenegger, esperado con expectación por su regreso a su país natal, Austria, ha sido el encargado del discurso inaugural del foro, en el que ha elogiado la «libertad energética» que se consigue por medio de las fuentes alternativas.

Además de las consabidas ventajas medioambientales y para mitigar el cambio climático, el exgobernador defendió las ventajas de buscar la autosuficiencia energética para no depender de «dictadores corruptos».

Apuesta. Además, destacó que «apostar por la es bueno para la economía» y que «la nueva fiebre del oro de es la economía verde», por la riqueza que crea.

Después de repasar los avances hechos en en el uso y la generación de energías verdes, dijo que los países democráticos han gastado ingentes cantidades de dinero en extranjero, que en muchos casos ha financiado regímenes hostiles.

Además, el foráneo «nos hace vulnerables a las subidas de precios. Una economía verde acabaría con esta dependencia».

Por último, aseguró que la economía basada en los hidrocarburos causa una contaminación muy dañina para la salud, algo en lo que no se enfatiza como se debería.

«Solo en EE.UU., según estimaciones conservadoras, mueren 100 mil personas» por enfermedades relacionadas con la contaminación, más que la suma combinada de los fallecidos por accidentes de tráfico, la guerra de y Afganistán, subrayó.

Por su parte, el director de la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (Onudi), Kandeh Yumkella, recordó que alrededor de 1.500 millones de personas no tienen acceso a la electricidad y unos 3.000 millones utilizan carbón y biomasa para calentarse y preparar los alimentos.

Yumkella subrayó que sin energía es imposible lograr los objetivos del milenio de la y reafirmó la idea de conseguir en 2030 el acceso universal a fuentes de energía.

También indicó que el acceso a la energía y la lucha contra el pueden ir de la mano con las energías renovables, al recalcar el objetivo de la de promover un 30 por ciento de fuentes energéticas verdes para 2030.

Entre los oradores que abrieron este foro también estaba el expresidente uruguayo Julio María Sanguinetti, que destacó: «El crecimiento demográfico va a exigir más energía, porque está en la base del desarrollo».

Leído en: lavoz.com.ar

Share

Entradas relacionadas