Inicia una nueva etapa como estrella de cine y soltero en la vida real

arnold-schwarzenegger tiene gran interés en retomar su carrera en la gran pantalla.

Ahora que regresa a Hollywood, en cierta forma recuerda al joven austriaco que llegó a hace muchos años: soltero y ajeno a la política.

Con 63 años, es más viejo y aunque está en buena forma física, no es tan musculoso como en los días de the Barbarian, Commando, o Total Recall.

Aún así, el nuevo capítulo en su vida hace recordar la primera vez que el intentó —y consiguió— incursionar en Hollywood.

finalizó sus siete años como de en enero. El pasado lunes, él y su esposa de 25 años, Maria Shriver, anunciaron su separación.

A menos que afloren detalles escabrosos, la separación no va a tener efecto alguno en la relanzada carrera de Schwarzenegger. Después de todo, se trata de Hollywood, no de política, donde ganar elecciones usualmente requiere tener una esposa al lado.

Al separarse simultáneamente de su esposa y de la política, refuerza la noción de que está entrando en una nueva fase. En una declaración, él y Shriver la calificaron de «un tiempo de gran transición personal y profesional para nosotros dos».

Cambiando los ambientes de por los de Hollywood, ha encontrado que el mundo del espectáculo está feliz de tenerle de regreso.

El ex está realizando una serie televisiva de animación, The Governator, con el famoso creador de superhéroes Stan Lee (Spider-Man, Hulk).

También planea interpretar a un entrenador de caballos en el drama del productor Albert Ruddy (Million Dollar Baby). Y además ha anunciado su interés en el papel de un alguacil fronterizo en The Last Stand, del cineasta asiático Kim Ji-woon.

«No tengo deseos de aspirar un cargo público», dijo en una entrevista que tuvo lugar el mes pasado.

«Lo que me importa ahora es el mundo del espectáculo».

Muchos sin duda esperan el regreso de al cine. El austriaco es una de las más populares estrellas de acción de todos los tiempos, una posición que actores más jóvenes no han conseguido alcanzar. Sus películas han recaudado más de 1,600 millones de dólares solo en Estados Unidos.

La última vez que protagonizó una cinta fue en 2003, 3: The Rise of the Machines, que muchos consideraron una cinta menor en comparación con el resto de la franquicia. Un mes después de que fuese estrenada, anunció en un show de tertulia nocturno que se presentaría a las elecciones de de California.

«Luego de tanto tiempo fuera de las pantallas, la gente está ansiosa por ver qué va a hacer ahora», dijo Paul Dergarabedian, analista de taquilla para .com. «Fue uno de los astros más grandes del cine en el mundo. No va a regresar discretamente».

Leído en: impre.com

Share

Entradas relacionadas