Arnold de

Arnold es un caso asombroso. Nacido en en 1947, ex y actor de películas de acción, es un aclamado ambientalista. pero con un equipo de demócratas, es desde 2003 el de California, la octava economía del mundo. «Cuando me presenté en 2003 dejé claro que iba a proteger el y la economía simultáneamente. Hubo mucha suspicacia, porque era un quien hacía esas promesas. Pero los tienen una gran historia en asuntos ambientales: creó los parques nacionales,  la Agencia de Protección Ambiental, firmó el que unió al mundo para proteger la capa

de ozono y Bush empezó con la lucha contra la lluvia ácida», explicó el viernes 19 de noviembre en una teleconferencia desde a un grupo de periodistas europeos invitados por el Departamento de Estado de Estados Unidos.

tiene interiorizado el discurso y salta de una idea a otra como una metralleta. Frases cortas. Ideas sencillas: «A algunas no les gusta lo que hacemos y nos combaten a cada paso, como hicieron petroleras de Tejas en la Proposición 23, que quería quitarnos nuestra ambiental. Afortunadamente, aunamos esfuerzos, contraatacamos y les batimos por 22 puntos, no 3 o 4, sino 22. Eso dejó claro que la gente estaba en contra de su mensaje. Esa proposición ha sido el mayor referéndum jamás realizado sobre la política de energía limpia».

El dejará el cargo en enero con un amplio legado ambiental: «Hicimos la más amplia para luchar contra el cambio climático, pusimos objetivos de del 20% en 2020, una iniciativa para tener un millón de paneles solares en hogares… Debido a esto, es un 40% más eficiente que el resto del país, y esperamos que adopte ese objetivo».

Insiste en que es un error enfocar la apuesta por las renovables solo desde el punto de vista de lucha contra el cambio climático. «Esto no es un tema entre y demócratas, no puedes hablar solo de cambio climático, sino de creación de empleos, de economía, de salud, ya que 19.000 personas mueren al año en por causas relacionadas con la contaminación. Ahí es donde hay que empezar una reforma sanitaria. Y también hay que hablar de independencia del petróleo. Desde Eisenhower todos los presidentes han dicho que tenemos un problema de seguridad si importamos más del 20% del petróleo. Y ahora importamos un 60% más. La pregunta que debemos hacernos es: ¿dónde queremos que esta explosión de tecnología ocurra? ¿En China, Japón, del Sur, Europa o la queremos en Estados Unidos?». Y remacha la idea: «En 2007, el precio del se duplicó y eso quitó mucho dinero a la gente, porque debía gastarlo en gasolina y no en comprar otras cosas. Eso fue el principio de la recesión, así que no debemos ser tan vulnerables al petróleo. Debemos tener alternativas, coches híbridos y eléctricos».

no ha desvelado aún su futuro, pero apunta que seguirá trabajando en la materia: «Es importante exportar la experiencia de California. Pronto volveremos a a hablar con los líderes, con Obama, porque creo que, aunque (los republicanos) no crean en el cambio climático, estarán de en aumentar la independencia del petróleo, en liderar el cambio tecnológico, en mejorar la polución». « está haciendo un gran trabajo, pero debería unir a y y al Congreso para aprobar esas leyes, porque esto no es un tema de partido», afirma en una frase especialmente conciliadora, por llegar cuando los satanizan al inquilino de la Casa Blanca.

recuerda que ya ha habido cambios antes y que también hubo protestas: «Las reformas son feas, a la gente le gusta el statu quo. Con los catalizadores de los setenta hubo una revuelta en la industria del automóvil. Decían que les iba a destruir. Hoy, 35 años después, la contaminación ha bajado un 85% y nadie ha sido destruido. Si alguno ha caído es porque hizo idiotas o tomó decisiones poco sabias, pero no por los catalizadores».

Leído en: elpais.com

Share

Entradas relacionadas